Ambientalistas de Acoyte y Rivadavia

Home / Polémicas / Ambientalistas de Acoyte y Rivadavia
acoyteyrivadavia

El año pasado estuve en el museo Acatashún de Aves y Mamíferos Australes ubicado dentro de la Estancia Harberton, la más antigua de Tierra del Fuego. En un momento, la bióloga que oficiaba de guía contaba que en ocasiones, una foca leopardo de la Antártida podía entrar al Canal Beagle y comer decenas de pingüinos que quedan a su merced. Al escuchar eso, una de las visitantes preguntó azorada si no se podía hacer nada por los pobres pingüinos. La bióloga tuvo que contener la risa para explicar que la naturaleza no es un zoológico, y que la depredación es un hecho de la vida natural: la foca se come a los pingüinos de la misma manera que los pingüinos depredan los peces del canal.

Seguir leyendo: Ambientalistas de Acoyte y Rivadavia

Veganismo y mala ciencia

Home / Polémicas / Veganismo y mala ciencia
800px-VeganRallyEvolve

Voy a tocar una fibra sensible, así que antes de empezar voy a decir algo: no odio a los veganos ni a los vegetarianos, y respeto (sin compartirla) la decisión de no comer carne o productos animales. Creo que hay motivos más que válidos para evitar y/o reducir el consumo de carne (de salud, morales, incluso ambientales). Pero me molesta mucho que mezclado entre esos motivos haya uno ridículo: la idea de que el ser humano es naturalmente herbívoro.

Uno pensaría que el simple hecho de que millones de personas comen carne (y que, en general, es considerada un manjar relativamente caro y deseable) bastaría para demostrar que el herbívorismo humano de natural no tiene nada. Al fin y al cabo, los gustos universales suelen ser resultado de una predisposición genética: estamos predispuestos a disfrutar de los dulces porque es una manera de identificar azúcares nutritivos altamente biodisponible, y en cambio muchas personas tienen que inicialmente “aprender” a disfrutar de comidas fermentadas como el queso o las bebidas alcohólicas porque el cuerpo humano las identifica como “podridas” (y lo están, sólo que de maneras controladas). Pero como eso aparentemente no basta, vamos a tirar abajo un par de mitos que difunden algunas fuentes:

Seguir leyendo: Veganismo y mala ciencia

Diógenes y otros cínicos

Home / Polémicas / Diógenes y otros cínicos
Jean-Léon_Gérôme_-_Diogenes_-_Walters_37131

En la Atenas del siglo IV a.C vivió Diógenes el Cínico (en griego antiguo kynikos, “el perruno”), un contemporáneo de Platón. Diógenes era oriundo de Sinope, de donde fue exiliado por falsficar moneda. En Atenas se dedicó a la filosofía, siendo uno de los fundadores de la escuela del cinismo. Diógenes sostenía que la felicidad humana era incompatible con la civilización, y en consecuencia vivió una vida austera y alejada de los lujos. Vivía en una tinaja en el mercado de Atenas, sus posesiones se limitaban a lo que llevaba encima y era muy propenso a realizar stunts promocionales de su punto de vista: salía a las calles con una linterna encendida (en pleno día!) buscando a los gritos a “un ciudadano honesto”, que obviamente jamás encontró. En otra ocasión se dice que Alejandro Magno vio a Diógenes revisando una pila de huesos humanos. Cuando el rey le pregunta a Diógenes qué estaba buscando, el filósofo contestó “Los huesos de tu padre. No puedo distinguirlos de los de un esclavo.”

Seguir leyendo: Diógenes y otros cínicos

Todo alumno debería aprender cine en la escuela.

Home / Cine / Todo alumno debería aprender cine en la escuela.
Cámara de cine

Hoy por hoy, la idea de que el cine es arte no genera controversia. Tal vez lo hacía cuando una camada de jóvenes críticos como Jean Luc Godard, Francois Truffaut y Claude Chabrol defendían esa idea en Cahiers du Cinema en la década de 1950, pero hace rato que nos convencieron a todos. Igualmente sorprendente es que, teniendo en cuenta cuanto consenso hay sobre el cine como arte, haya TANTO analfabetismo audiovisual en nuestra sociedad.

Vivimos en una sociedad cada vez más audiovisual. Un camino que se inició con el cine hace un poco más de un siglo, siguió con la televisión unas décadas más tarde, y hoy está por todos lados: Internet, celulares, ¡hasta los carteles en la vía pública! Y si bien todos entendemos el mensaje que nos transmiten esos medios, muchas veces no terminamos de entender cómo funcionan como herramientas de comunicación, y de qué manera esos mensajes nos manipulan sin que nos demos cuenta. El audiovisual es un lenguaje, al igual que el hablado o el escrito. ¿Por qué no consideramos que aprender a leer un video es tan importante como aprender a leer un texto escrito?

Y aún limitándonos a la esfera artística, la historia del cine merece ser estudiada. Al fin y al cabo, si todos estamos de acuerdo en que el cine es arte, ¿es tanto más grave terminar el secundario sin leer el Martín Fierro que terminarlo sin haber visto Citizen Kane? ¿No es tan importante poder apreciar Casablanca, El Padrino o La Ventana Indiscreta como una sinfonía de Beethoven? ¿No corresponde elevar al panteón de grandes artistas a Federico Fellini, Martin Scorcese o Steven Spielberg junto con Rembrandt, Boticelli, Van Gogh o Matisse?

Celular con Cámara
Fuente: Petar Milošević para Wikimedia Commons

Incluso más allá de aprender historia y teoría del cine, toda escuela tendría que enseñar a sus alumnos a producir su propio material audiovisual. Tal vez hace unas décadas, era impensable: producir era CARÍSIMO. Pero hoy en nuestro país hay más celulares que personas, aún entre los alumnos más pobres sería raro que no haya por lo menos un teléfono con cámara de video cada 10 alumnos. ¡Indiscutiblemente es más barato aprender a filmar que a tocar un instrumento musical!

Es verdad que de todos los estudiantes muy pocos alguna vez se dedicarán profesionalmente al cine o la televisión (lo mismo podríamos decir de casi cualquier materia). Pero… ¿Cuántos de ellos subirán un video a YouTube para compartir con amigos y familia? ¿Cuántos participarán de una entrevista laboral por video, o elaborarán un currículum en el mismo formato? ¿Cuantos registrarán un hecho que pasa en la calle? ¿Cuántos filmarán sus vacaciones? ¡Pensemos en la cantidad de parientes a los que salvaríamos de soportar filmaciones ETERNAS como las que hacía mi viejo de nuestros viajes al Sur durante mi infancia! En la medida que se democratiza el acceso al lenguaje audiovisual, sus usos aún fuera del ámbito laboral son ilimitados.

Tanto para la vida personal como para la educación de consumidores y ciudadanos e incluso como conocimiento puramente artístico, no hay buenos motivos para que no haya educación audiovisual en todas las escuelas. Como mínimo, la próxima generación de videos de gatos en YouTube tendrá un nivel estético digno de Hollywood. ¡No está mal para empezar!

Foto de cabecera: Mark Lewis para Wikipedia Commons