Decime cuál es tu nombre: la identidad personal en distintas culturas

Home / Curiosidades / Decime cuál es tu nombre: la identidad personal en distintas culturas
1024px-Hello_my_name_is_sticker.svg

El nombre es uno de los elementos fundantes de nuestra identidad. De hecho, en el derecho civil argentino el nombre es uno de los atributos de la persona. O sea, es algo esencial a la personalidad: sin nombre, no hay persona.

En nuestro país, y en la mayor parte de las culturas occidentales, estamos acostumbrados a un modelo de nombre: un nombre de pila, que identifica a la persona, y un apellido, que identifica a la familia paterna. En los últimos años se recuperó el uso del doble apellido, mucho más común en otros países de habla hispana que en el nuestro, que reconoce también la familia materna. Pero en distintas culturas hay formas de nombre muy distintas que rompen con la idea de nombre/apellido a la que estamos acostumbrados. Acá van algunas, sólo para mostrar cuan variada es la existencia humana en cuestiones tan aparentemente simples como la identidad.

Islandia
Reykjavík
Reykjavík, capital de Islandia

En Islandia (y, en menor medida, otros países escandinavos) no se usan apellidos como los entendemos nosotros, sino patronímicos. El “apellido” de una persona es el primer nombre de su padre con el sufijo “-son” (para los hombres) o “-dottir” (para las mujeres). Por ejemplo, si un hombre llamado Lars Magnusson tiene un hijo y le pone Sigurd, su nombre completo sería Sigurd Larsson. Si luego tuviese una hija y le pusiese Eva, sería Eva Larsdottir. Sí, dos hermanos tendrían diferentes “apellidos”, que a su vez son todos diferentes del de su padre. En caso de que el padre sea desconocido (o si un hijo quisiese cortar el contacto con su padre), se puede usar también el nombre materno.

Como el patronímico islandés no indica pertenencia a una familia sino sólo el nombre de un progenitor, no existe la costumbre de referirse a las personas por su apellido: lo común es tratarse por el primer nombre, aún si hubiese una diferencia de jerarquía muy importante entre los interlocutores. En Islandia sería totalmente normal que un linyera tuteara a un primer ministro.

Muchos apellidos de otros idiomas también son de origen patronímico (en español son los terminados en -ez, como González, Fernández o Rodríguez), pero se congelaron en el tiempo. Alguna vez, un hijo de un Gonzalo decidió que su hijo se llamara González igual que él, y así quedó el apellido para todas las generaciones futuras.

Rusia, Ucrania, Bielorrusia
Rusos
Rusos

Los nombres eslávicos orientales combinan patronímicos al estilo escandinavo con apellidos familiares del estilo occidental. Hace siglos lo normal era usar sólo patronímicos, pero dejaron de usarse por los problemas lógicos que eso acarrearía en una población del tamaño de la de Rusia. Un nombre ruso, entonces, está compuesto de tres partes: un primer nombre, un patronímico (que sólo suele usarse en documentos oficiales) y un apellido familiar. Por ejemplo, el célebre cosmonauta ruso que se hizo famoso por pasar la disolución de la URSS mientras batía el record de permanencia en el espacio se llama Sergei Konstantinovich Krikalev: Konstantinovich es el patronímico, Krikalev el apellido. En caso de las mujeres, la terminación -ovich para el patronímico se cambia por -ovna o -yevna. La actual tenista ubicada en el tercer puesto del ranking de la ATP es María Yuryevna Sharapova, por ejemplo.

Ya que mencionamos a Sharapova, la usamos como ejemplo de otro fenómeno: los apellidos rusos tienen género. Las mujeres agregan una -a al final de los apellidos terminados en -v o -n, y los terminados con -y se cambian por -aya. El padre de Sharapova se llama Yuri Sharapov. Una hija o hermana de Sergei Krikalev llevaría el apellido Krikaleva.

Corea
Seul
Seul

En Corea, así como en la mayoría de las culturas de Asia Oriental, el apellido se escribe antes que el nombre de pila. Hay apenas unos 280 apellidos en toda Corea, y la mayoría de ellos son de una sílaba. Entre los 5 apellidos más comunes (Kim, Lee, Park, Choi y Jeong) reúnen más de la mitad de la población coreana.

En la cultura coreana una costumbre es usar “nombres generacionales”. Los nombres coreanos tradicionales suelen ser de dos sílabas. Una de esas sílabas es compartida por todos los hermanos de una misma generación, mientras que el otro nombre es personal de cada indivíduo.

Ghana
Ghaneses
Ghaneses

Una costumbre tradicional de las etnias Akan y Ewe de Ghana (que se extendió también a Jamaica) es ponerle nombre a los hijos según el día de la semana en que hayan nacido y su orden de nacimiento. Kofi Annan, por ejemplo, tiene ese nombre por haber nacido un viernes. La lista de nombres por día es la siguiente:

Nombres Masculinos:
Domingo: Kwasi, Akwasi, Kwesi
Lunes: Kojo, Kodjo, Kwadwo, Jojo, Joojo, Cudjoe, Kudjoe, Kodzo,
Martes: Kwabena, Ebo, Komla, Kobena, Kobina, Kobby,
Miércoles: Kwaku, Kweku, Kwiku, Korku
Jueves: Yaw, Papa, Ekow, Yao, Yokow
Viernes: Kofi, Fiifi, Yoofi
Sábado: Kwame, Ato, Atoapem, Kwamena, Komi,Kwami

Nombres Femeninos:
Domingo: Akosua, Esi
Lunes: Adwoa, Adzoa, Ajoba, Ejo, Adjoa, Awuradjoa, Awuradwoa
Martes: Abena, Abla, Araba, Abina, Abra
Miércoles: Akua, Akuba, Ekuwa, Kukuwa, Aku
Jueves: Yaa, Aba, Ayewa, Yaaba, Yaayaa, Awo, Yawo, Baaba
Viernes: Afua, Afi, Afia, Efie, Efua
Sábado: Ama, Amma, Foowa, Ami, Awurama

Vietnam
Mujer Vietnamita
Mujer Vietnamita

En Vietnam se da una situación parecida a la de Corea con los apellidos: hay aproximadamente unos 100, y el 90% de la población se concentra en apenas 14 apellidos. Es más, el apellido más común, Nguyen, es el apellido de ¡casi el 40% de la población! Para graficar, en un aula escolar vietnamita de 20 alumnos habrá 8 de apellido Nguyen. La concentración en pocos apellidos se dio por una antigua costumbre vietnamita: muchas personas solían cambiar su apellido para que coincida con el de la dinastía gobenante (la última de las cuales fue, predeciblemente, Nguyen). Uno podría pensar que, en estos niveles de concentración, la idea de usar apellidos para identificar personas es bastante inútil, y los vietnamitas parecen coincidir: aún en situaciones formales, lo normal es dirigirse a las personas por su nombre de pila (como en Islandia).

 

Atribución de las imágenes:

Reykjvík, por Andreas Tille

Rusos, por Bogomolov.PL

Seúl, de Gipe0001

Ghaneses, de Emilio Labrador

Mujer Vietnamita, de Davidlohr Bueso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *