No entiendo cómo alguien puede errar un penal

Home / Deporte / No entiendo cómo alguien puede errar un penal
Higuaín erra penal Ante Chile, Final de la Copa América 2015

Lo pienso, lo repienso, y no lo entiendo. ¿Cómo hace alguien para errar un penal? No digo “no meterlo”, eh. Digo específicamente errar al arco. Entiendo que un arquero adivine para qué lado tirarse, pero no que un pateador la mande a la estratósfera cual prototipo del cohete Tronador II.

Debería ser más fácil meterlo que errarlo. Hagamos un poco de matemática: convirtamos las dimensiones del arco en un ángulo, que al fin y al cabo es la mejor manera de expresar cuan difícil es pegarle a algo.

El punto de los “doce pasos” está precisamente a 12 yardas (10,97 metros) de la línea de fondo de la cancha. El arco mide 8 yardas (7,31 metros) de ancho. Siguiendo el teorema de Pitágoras (recordemos: “la suma de los cuadrados de los catetos es igual al cuadrado de la hipotenusa”), una línea imaginaria mediría la raíz cuadrada de (12² + 8²) yardas. Me da 14,42 yardas, unos 13,18 metros, lo que suena bastante lógico.

Fuente: www.calculator.net/triangle-calculator.html
Fuente: www.calculator.net/triangle-calculator.html

Conociendo la distancia entre el punto de penal y los palos podemos calcular el ángulo del que el pateador dispone para colocar su pelota. Según esta calculadora de triángulos, el ángulo disponible para un penal exitoso es de 32º y monedas. Un regalito, teniendo en cuenta que el ángulo central de visión humana en el que podemos discernir correctamente formas y por lo tanto apuntar) no es mucho más grande que eso.

O sea: el blanco casi no podría ser más grande, aún si quisieramos hacerlo. Verticalmente la cosa es más complicada (por algo la mayoría de los penales errados se van para arriba) pero haciendo el mismo cálculo me da que un pateador tiene un ángulo de 12º y medio… sigue siendo un blanco más que respetable, sobre todo si lo comparamos con los de otros deportes.

Como yo practico tiro con arco, voy a usarlo como comparación. En lo personal, yo tiro a 18 metros (practico la modalidad salón). Mi blanco es de 40 cm de diámetro. Es MUY difícil que erre a ese blanco por completo, pueden pasar cientas de flechas hasta que erre una. Mi ángulo es de apenas 1,2º. O sea, entrenando apenas 4 horas por semana, logro una precisión ridículamente superior a la de futbolistas profesionales que entrenan full-time en las mejores ligas de Europa.

Pero bueno, es verdad que yo no participo en finales internacionales. A lo mejor, si estuviera bajo presión erraría mucho más que los futbolistas que patean penales. Pero como no puedo saberlo, veamos a algunos de los mejores tiradores con arco del mundo:

Esta es la final masculina de Tiro con Arco en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Se enfrentaron Oh Jin Hyek, surcoreano, y Takaharu Furukawa, japonés. ¿Cuenta como equivalente a una final del mundo a efectos de calcular cuan nerviosos están los deportistas? Estimo que sí. Si la mirás, vas a ver que sus flechas rara vez salen del círculo amarillo del blanco. Ese círculo mide apenas 24cm, y está ubicado a 70 metros de distancia de la línea de tiro. Sí, los tipos te ponen sin demasiado drama una flecha en un círculo de 24cm a más de media cuadra de distancia. ¿Cuanto representa esto en ángulo? Apenas 0,196º.

¿Cómo logran ejecutar en ese nivel cuando tienen tanta presión? Fácil, entrenan. Yo soy un tirador del montón con apenas un año de experiencia, pero aún así tuve que tirar con frío, con calor, con música de distintos estilos, parado sobre plataformas inestables… Mis instructores pueden darme charla, gritarme mientras tiro, aplaudirme en la cara, pegarme en el estómago (¡juro que es la pura verdad!), todo para trabajar la concentración bajo presión. Insisto, yo soy un pichi. Los coreanos (Corea del Sur es el país con más medallas olímpicas en Tiro con Arco) son más extremos. ¿Qué hacen ellos? Cosas como salir a escalar el monte Bulam-san en año nuevo (pleno invierno del hemisferio norte, de más está decir que no es el momento ideal para escalar montañas).

Y ojo: los coreanos son atletas profesionales full-time (aunque muchos de sus contrincantes en el circuito internacional no lo son) pero no tienen la vida resuelta como un futbolista que juega en las grandes ligas europeas. El salario promedio de un futbolista de la Premier League de Inglaterra es nada menos que 2,3 millones de libras por año (unos 3,6 millones de dólares), con lo que basta una temporada jugando en esa liga sobra para poder disfrutar de un futuro tranquilo como rentista. Un futbolista de elite es alguien con la vida resuelta, y puede darse el lujo de tener como única preocupación en la vida poner la pelota entre los tres palos. El hecho de que no lo logren con cierta regularidad debería preocuparnos bastante, ¿no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *