Sobre el Vikingo

Me llamo Alejandro, tengo 30 años. Supe tener blogs en la Primavera de la Blogósfera (léase: hace unos años), pero los abandoné hace años por agotamiento. Hoy tengo ganas de volver a las pistas, pero haciendo algo distinto. En vez de cerrarme en un tema, quiero escribir sobre TODO lo que me interesa. Que es mucho.

¿Por qué debería perder el tiempo leyendo un blog que tiene un poco de cada cosa?

Porque posta sé mucho de muchas cosas. Es más: lo mejor que hago es saber mucho de muchas cosas. Cuando tenía 18 años gané el Imbatible, mítico (?) concurso de preguntas y respuestas conducido por Susana Giménez. Después de eso, la vida me me llevó por muchos lados. Trabajé para el Estado y para empresas privadas. También para dos clubes de fútbol. Pasé por dos facultades de la UBA (Sociales y Derecho), antes de descubrir una vocación cinematográfica (soy guionista, pero lamentablemente sin trabajos producidos). Fui dos veces candidato a cargos electivos, pero nunca resulté electo. Posteos de mis blogs anteriores terminaron en Página/12 y la revista Oblogo, y mis fotos de fútbol de ascenso fueron publicadas por Clarín y Olé. Leo fantasía y ciencia ficción, pero también entreno un deporte olímpico varias veces por semana (OK, tiro con arco, pero creeme que es más demandante de lo que parece). Pude discutir política con legisladores nacionales y de epistemología con científicos. Me gusta ir a la cancha y a festivales de cine.

En definitivoa: creo que puedo escribir de manera interesante sobre muchos temas, y espero que otros puedan disfrutarlo también.

Ajá, ¿y cómo aprendiste todo eso?

En la mayoría de los casos, soy autodidacta. No es un enfoque que le recomendaría a alguien que aspira a ser cirujano, pero se pueden aprender MUCHAS cosas útiles e interesantes por fuera del sistema de educación formal. En la era de Google y YouTube no hace falta pedirle permiso a un docente para aprender cosas, sobre todo si lo que buscás es conocimiento, no reconocimiento profesional. Sólo hace falta voluntad para leer, practicar, cometer errores y seguir intentando superarse día a día. No necesariamente es algo para todo el mundo, pero para quienes valoramos la libertad en el aprendizaje no hay nada que temer y muchísimo para ganar.

¿Por qué Vikingo?

Me dicen vikingo porque soy alto, rubio y barbudo. Probablemente no ayude el hecho de que frecuente ferias medievales y practique tiro con arco. No le crean a quienes me difaman acusándome de piratería y saqueos varios.